Generadores de Hipoxia o Simuladores de Altitud

 

Los generadores de hipoxia o simuladores de altitud también han tenido una evolución a lo largo del tiempo, evolución que ha venido de la mano del avance tecnológico principalmente.

 

En un principio los aparatos destinados a crear una atmósfera hipóxica artificial no hacían sino reproducir de forma artificial las condiciones de la altitud, de ahí que fueran cámaras en las que se cambiaba de forma artificial la presión y se denominaban cámaras hipobáricas (en el caso de las que simulaban altitud). La complejidad y costo de estos aparatos han limitado su progresión comercial y la aparición de las cámaras y simuladores de altitud a los que nos referimos más adelante, han dejado fuera de uso comercial las cámaras hipobáricas con el objetivo de la mejora del rendimiento físico.

 

El hecho de que la mayor parte de las adaptaciones de la exposición a la altitud estén relacionadas con la hipoxia o disminución del contenido de oxígeno del aire, la evolución de los aparatos de altitud simulada fue hacia un modelo en el que no cambiaba la presión atmosférica, sino que sólo se modificaba la concentración de oxígeno; y dentro de este apartado, podríamos establecer también una nueva clasificación principalmente evolutiva:

1. Simulación de Altitud relacionada con la adición de Nitrógeno en el aire; esta fue la primera evolución tras las cámaras hipobáricas y fue la manera en la que comenzaron a funcionar los primeros “hoteles de altitud” o “habitaciones hipóxicas”. Se introducía nitrógeno en el aire ambiente de estos espacios cerrados de forma que se modificaba la concentración de oxígeno del aire.

2. Aparatos Generadores de Hipoxia en los que se Extrae o Filtra el oxígeno del aire, generando un aire empobrecido en oxígeno o hipóxico. Los sistemas de extracción o filtrado del oxígeno han tenido una gran evolución tecnológica, siendo cada vez más asequibles económicamente y generando a un coste económico contenido flujos de aire hipóxico importantes.

 

En la actualidad, salvo casos puntuales, todos los generadores de hipoxia o simuladores de altitud se basan en el principio de la extracción o filtración de oxígeno.