Hipoxia Intermitente

De forma literal, se ha de entender como Hipoxia Intermitente cualquier exposición a la hipoxia que no sea  modo continuo durante las 24h del día.

Si bien es posible exponerse a un estado hipóxico ambiental continúo en un entorno artificial (Hotel/Apartamento hipóxico), no es lo usual por la limitación práctica que supone para un atleta estar recluido en un entorno reducido durante el  largo periodo (~12 días-8 semanas) necesario para beneficiarse de las adaptaciones de una estancia en altitud simulada.

Por tanto, en la práctica, los métodos de Entrenamiento en Altitud Simulada han de entenderse como métodos Intermitentes de uno u otro modo.

Dicha intermitencia puede variar en la Duración del ciclo hipóxico (larga, media, corta, muy corta), en el Modo de aplicación (monociclo, multiciclo), en la Actividad que se realice durante el ciclo (reposo, dormir, ejercicio), en la Intensidad de la hipoxia aplicada (media altitud a extrema altitud) y en el Tipo y Tiempo de Recuperación entre ciclos (recuperación en normoxia o hiperoxia) que marcarán la pauta del ciclo de Hipoxia Intermitente.

El porcentaje de saturación arterial de oxígeno en sangre, será el indicador más preciso e inmediato del efecto de la aplicación del método de hipoxia sistémica empleado.

En el caso de que se realice actividad física durante el ciclo hipóxico, la hipoxemia generada será una mezcla de la originada por el grado de hipoxia ambiental así como de la producida por el consumo de oxigeno propio del organismo, fruto de dicha actividad.

Estos factores pueden modularse individualmente dentro de una estrategia conjunta, en pos de unos objetivos específicos individuales. La ciencia aún no lo ha dicho todo en este campo y actualmente se sigue investigando y hallando resultados novedosos que puedan ser de ayuda al atleta en su preparación.

Un factor clave a vigilar en todo el proceso, es la respuesta individual del sujeto expuesto a la hipoxia, que puede ser muy variable, razón por la cual la observancia individualizada es recomendable.

Dentro de los modelos o tipos de técnicas de aplicación de Hipoxia Intermitente, podemos citar los siguientes:

De éstas, las 2 últimas presentan diversas modalidades.